• Un palito de madera le servía a Ricardo Rousselot para, sin saber escribir, escribir sobre la tierra. Cuando le decían que ahí no ponía nada, él respondía nervioso: “Tiene que decir algo, porque yo lo he escrito”.

     

    Esta es hasta la fecha mi mejor trabajo. Indistintamente del criterio de calidad que le quieras aplicar. 

     

    Cuando trabajaba en campañas de branding para empresas, sabía que el éxito estaba en la inteligibilidad del mensaje. Sin embargo, era inevitable poner parte de tu lenguaje en el mismo, y por eso siempre acababa bailando entre las peticiones del cliente y mi yo menos corporativo. Pero tragar renuncia durante tanto tiempo no sólo provoca frustración a corto plazo, silenciosamente te erosiona las tripas, hasta que te empiezas a sentir mal porque no eres capaz de contener las fugas de ti mismo en el trabajo de los demás.

     

    Escuchar esta frase a Rousselot, en una entrevista para Domestika, fue el premio patada del 2020. Lloré un rio de agradecimiento, porque pude sentir el impacto en seco del clavo sobre la trayectoria de la flecha del que quiere decirte algo pero no llega. Y ese "No lo entiendo" se te clava a 300 km por hora con tal presión y precisión, que te fundes con él. Es decir, entendí que el peligro de dejar de ser flecha es ponerse en el camino del clavo.

     

    Si sientes que quieres decir algo, que tienes una idea y que sabes que está en tu lenguaje, sea cual sea, no preguntes, explica. No tengas miedo en explicar, recuerda que eres flecha, y no hay nada que los demás tengan que entender.

     

    [1111€: El valor de esta obra no podía ser otro que cuatro unos, como cuatro flechas, uno por cada dígito del 2020].

    No lo entiendes, no lo entiendo

    1.111,00 €Precio
      • Dimensiones (incluido marco): 18x13x3.
      • Marco incluido.
      • Ficha explicativa de 10x6 incluida.
      • Certificado de autenticidad.
      • Impuestos inluidos en el precio.
      • Gastos de envío gratuito para España.